Facturación electrónica: regulación en Colombia

A través del Decreto 2242 de 2015, compilado en el Decreto Único Reglamentario 1625 de 2016, fue adoptado en Colombia el modelo de facturación electrónica, cuyo objetivo principal es la masificación en el uso de la misma.

factura-01

Al igual que la factura que se expide en papel, la factura electrónica tiene los mismos efectos legales, en otras palabras, es un documento que soporta transacciones de venta de bienes y/o servicios y que opera a través de sistemas computacionales.

Cabe destacar, que la obligatoriedad de la factura electrónica comenzó desde el 1 de enero de 2019, masificandose la misma en Colombia. Es a partir de esa fecha, en la que todos los definidos como grandes contribuyentes están obligados a utilizar este nuevo sistema, según lo contempla
la Ley 1819 de 2016.

En este sentido, podemos aclarar que unos son los obligados a facturar electrónicamente seleccionados por la DIAN –Mediante resolución de carácter general–; pero por otra parte, están quienes voluntariamente decidan adoptar este modelo.

“Los obligados a declarar y pagar IVA y el impuesto al consumo deberán expedir factura electrónica a partir del primero de enero del año 2019.”

La facturación electrónica se ha convertido en un gran avance para el desarrollo de las operaciones comerciales en Colombia, mejorando las condiciones de productividad, competitividad, manejo y ahorro de procesos administrativos en lAs declaraciones de impuestos.

CARACTERÍSTICAS DE LA FACTURA ELECTRÓNICA

Para que las facturas electrónicas tengan validez y sean admitidas por la Dian, deben cumplir con los siguientes requisitos:

• Utilizar el formato electrónico de generación XML estándar establecido por la DIAN.
• Llevar la numeración consecutiva autorizada por la DIAN.
• Cumplir con los requisitos del artículo 617 del Estatuto Tributario –ET– y discriminar el impuesto al consumo cuando es el caso.
• Incluir la firma digital o electrónica para garantizar autenticidad e integridad y no repudio de la factura electrónica, de acuerdo con la política de firma afoptsada por la DIAN.
• Incluir el código único de factura electrónica –CUFE–.

Cabe destacar que la factura digital se diferencia de la factura electrónica, en que la primera es solo una representación gráfica que por lo general está en un documento PDF, mientras que la factura electrónica como vimos anteriormente, se caracteriza por tener elementos como firma electrónica, el CUFE y formato XML, que garantizan los tres principios de este documento, a saber: autenticidad, integridad y disponibilidad.

El objetivo principal de la aplicación de la Factura Electrónica en Colombia no es el control fiscal o la evasión de impuestos, sino la evaluación del comportamiento adquisitivo y de consumo de los colombianos en tiempo real.

A partir del 1º de enero de 2019, la obligación de emisión de la Factura Electrónica en Colombia se extenderá a los comerciantes minoristas también, y serán aplicadas sanciones a quienes no implementen el sistema en el plazo adecuado.

Comments are closed.