PROCESOS DISCIPLINARIOS LABORALES

procesos-disciplinarios-laborales
El proceso disciplinario laboral, es aquel proceso administrativo interno que se realiza en conjunto con el trabajador y la empresa, que tiene como finalidad mantener un principio de orden al interior de la organización al ejercer la facultad disciplinaria cuando existen indicios de la ocurrencia de una falta.

Si llevado a cabo este proceso se evidencia la ocurrencia de una falta, el empleador tiene la facultad de imponer la sanción respectiva de acuerdo a la escala de faltas, dado que la legislación laboral les otorga a los empleadores esta facultad de imponer sanciones a sus empleados, siempre que estos incurran en comportamientos que infrinjan disposiciones normativas dispuestas en el reglamento interno de trabajo.

En este sentido, se hace necesario definir qué es una falta y dónde están estipuladas, para lo cual diremos que una falta representa toda acción u omisión contraria a los objetivos exigidos para la realización de la labor encomendada en el contrato. Estas faltas se encuentran estipuladas o previstas en el reglamento interno de trabajo, en pactos, convenciones colectivas, fallos arbitrales, contrato de trabajo y demás normas legales.

TIPOS DE SANCIONES DISCIPLINARIAS:

Se encuentran establecidas en el Código Sustantivo del Trabajo –CST–, y consisten en la suspensión de las actividades laborales y en la imposición de multas.

Atendiendo a lo dicho, según el artículo 112 del CST cuando la falta cometida por el trabajador dé como sanción la suspensión de su trabajo, esta suspensión no puede exceder ocho días la primera vez que sea impuesta, y en el caso de que el trabajador reincida en la conducta o cometa una de mayor gravedad la suspensión no podrá ser superior a dos meses.

Por otra parte, conforme lo dictamina el artículo 113 del CST, cuando la sanción sea una multa –que consiste básicamente en descuentos al salario–, puede imponerse solo en los siguientes casos, a saber:
• Cuando el trabajador incumpla el horario de llegada pactado para el inicio de la jornada laboral.
• Cuando el trabajador falte sin una causa o motivo válido o suficiente que lo respalde.

En estos casos, el descuento que se le realiza al trabajador no puede ser superior a la quinta parte de un día de salario; además, ese porcentaje descontado debe consignarse en una cuenta especial, pues dichos recursos deben destinarse a la entrega de premios o regalos para los trabajadores.

No basta con que estas disposiciones estén contenidas en la ley laboral, también deben haber sido consignadas en el reglamento interno de trabajo (el cual debe encontrarse publicado de forma visible en dos sitios distintos del lugar del trabajo, según lo dispone el artículo 120 del CST). Con el reglamento se busca que sea claro cuáles son las faltas disciplinarias y cuáles las sanciones correspondientes.

PROCESO DISCIPLINARIO LABORAL EN COLOMBIA

En Colombia, las sanciones deben ser impuestas a los trabajadores mediante un proceso disciplinario, el cual debe cumplir con las pautas del debido proceso según lo dispone el artículo 29 de la Constitución Política de Colombia como principio general de las actuaciones procesales.

Entre las características de este proceso podemos resaltar 4, a saber:
1. La publicidad, en el entendido de que el trabajador debe conocer de todas las actuaciones y decisiones que se toman dentro de su proceso.
2. El derecho a la defensa, y especialmente el derecho a la contradicción y controversia de la prueba, que quiere decir que el trabajador debe ser escuchado y aportar las pruebas que le ayuden a sustentar su defensa.
3. La presunción de inocencia, en el entendido de que durante el proceso debe tratarse al trabajador con respeto, sin acusaciones directas (siempre deben formularse los cargos sobre la presunción) ni discriminaciones.
4. El principio de imparcialidad, es decir, las decisiones dentro del proceso disciplinario deben tomarse de forma neutral, sin que sobre ellas influyan intereses particulares del empleador.

ETAPAS DEL PROCESO DISCIPLINARIO

En la legislación laboral no están nombrados de manera taxativa los pasos que deben surtirse para llevar a cabo un proceso disciplinario dentro de una empresa. Aunque el artículo 115 del CST, denominado “Procedimiento para imponer sanciones”, establece que el empleador debe darle la oportunidad al trabajador de ser escuchado para ejercer su defensa, dicho artículo no garantiza que el debido proceso se lleve a cabalidad.

Por su parte, la Corte Constitucional mediante Sentencia C – 593 de 2014 dictó que deben cumplirse los siguientes presupuestos:
1. La comunicación formal de la apertura del proceso disciplinario al trabajador a quien se imputan las conductas posibles de sanción
2. La formulación de los cargos imputados, que puede ser verbal o escrita, siempre y cuando en ella consten de manera clara y precisa las conductas, las faltas disciplinarias a que esas conductas dan lugar y la calificación provisional de las conductas como faltas disciplinarias
3. Poner en conocimiento al trabajador de todas y cada una de las pruebas que fundamentan los cargos formulados
4. La indicación de un término durante el cual trabajador pueda formular sus descargos, controvertir las pruebas en su contra y allegar las que considere necesarias para sustentar sus descargos
5. El pronunciamiento definitivo del empleador o quien haga sus veces, mediante un acto motivado y congruente
6. La imposición de una sanción proporcional a los hechos que la motivaron y la posibilidad de que el trabajador pueda controvertir mediante los recursos pertinentes todas y cada una de las decisiones.

Comments are closed.