¿Su deudor entró en insolvencia?: conozca qué puede hacer (parte 1)

Conozca qué puede hacer si su deudor entró en insolvencia

El régimen de insolvencia empresarial en Colombia, se encuentra regulado por la Ley 1116 de 2016 emanada del congreso de la República, cuyo objeto es la protección del crédito y la recuperación y conservación de la empresa como unidad de explotación económica y fuente generadora de empleo, a través de los procesos de reorganización y de liquidación judicial que explicaremos a continuación.

En primer lugar, hablaremos del proceso de reorganización, el cual pretende a través de un acuerdo, preservar empresas viables y normalizar sus relaciones comerciales y crediticias, mediante una reestructuración operacional, administrativa, de activos o pasivos.

En este sentido, si su deudor entró en insolvencia, lo más importante a tener en cuenta es que los procesos de reorganización, están divididos en etapas en las cuales los acreedores pueden realizar reclamaciones para que los créditos adeudados a su favor sean reconocidos por el monto y en la clase correspondiente.

Los tiempos en que deben realizarse las reclamaciones varían según el tipo del proceso. En efecto, si se trata de un proceso de reorganización, el promotor designado por el juez del concurso deberá presentar un proyecto de graduación y clasificación de créditos y derechos de voto.

De este proyecto se correrá traslado por el término de diez días, término en el cual los acreedores podrán presentar las objeciones que consideren pertinentes, solicitando o allegando las pruebas que pretendan hacer valer.

CONDICIONES PARA QUE SEA ADMITIDO UN PROCESO DE REORGANIZACIÓN

Para que un proceso de reorganización sea admitido, es necesario que exista una situación de cesación de pagos o de incapacidad de pago inminente por parte del deudor. En este sentido, se entenderá que el deudor está en cesación de pagos cuando:
• Incumpla el pago por más de noventa días de dos o más obligaciones a favor de dos o más acreedores, contraídas en desarrollo de su actividad.
• Tenga por lo menos dos demandas de ejecución presentadas por dos o más acreedores para el pago de las obligaciones.

 

[En cualquiera de los casos, el valor acumulado de las obligaciones en cuestión deberá representar no menos del 10% del pasivo total a cargo del deudor a la fecha de malos estados financieros de la solicitud]

Así mismo, se entiende que hay incapacidad de pago inminente, cuando el deudor acredite la existencia de circunstancias en el respectivo mercado o al interior de su organización o estructura, que afecten o razonablemente puedan afectar en forma grave, el cumplimiento normal de sus obligaciones, con un vencimiento igual o inferior a un año.

¿QUIÉNES PUEDEN INICIAR UN PROCESO DE REORGANIZACIÓN?

El inicio de puede ser solicitado en el caso de cesación de pagos, por el respectivo deudor, o por uno o varios de sus acreedores titulares de acreencias incumplidas, o podrá ser solicitada de oficio por la superintendencia que ejerza la supervisión sobre el respectivo deudor. Por su parte en la situación de pago inminente, el inicio deberá ser solicitado por el deudor o por un número plural de acreedores externo sin vinculación con el deudor o sus socios.
La solicitud, según lo estipulado en el artículo 13 de la Ley de insolvencia, deberá estar acompañada de:

  • Los 5 estados financieros básicos de los últimos tres años y con corte al día de la solicitud.
  • Inventario de activos y pasivos
  • Memoria explicativa de las causas de la insolvencia
  • Flujo de caja para pagar
  • Plan de negocios de reorganización
  • Proyecto de calificación y graduación de créditos

La Superintendencia de Sociedades puede admitir o rechazar su solicitud, también puede pedirle que complete la documentación necesaria.

La reorganización comienza el día en que se emite el auto de iniciación. Ese documento contiene órdenes para el deudor como la publicación de avisos o la entrega de información a los acreedores.

También se nombra un promotor quien será el encargado de asistir a las negociaciones los bienes del deudor sean adjudicados a los acreedores en el orden de prelación legal.

 

SI ES ACREEDOR:

Debe buscar al promotor para que incluya su crédito en el proyecto de graduación y calificación de créditos. Si en ese documento no se incluyó la deuda tiene 5 días para presentar objeciones en la Superintendencia de Sociedades, sin olvidar que las deudas deben estar respaldadas en documentos.

 

ACUERDO DE REORGANIZACIÓN:

Una vez se aprueba la graduación y calificación de créditos, hay un plazo de 4 meses para la aprobación del acuerdo de reorganización. Para ser aprobado se necesitan los votos favorables de al menos 3 categorías de deudores y una mayoría absoluta.

El acuerdo debe respetar la prelación legal de los deudores según su categoría (empleados, entidades públicas, entidades financieras, acreedores internos, acreedores externos) y será confirmado en una audiencia.
Finalmente, es de acotar que, en los procesos de reorganización no es obligatorio para los acreedores presentar sus créditos. Sin embargo, si el crédito no queda debidamente reconocido en el proyecto de determinación y clasificación de votos y acreencias, el acreedor sí tiene la carga de presentar objeciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>